Toledo vería nacer, el 8 de mayo de 1605, a Marcela del Carpio, a quien la Historia también recuerda bajo el nombre de Sor Marcela de San Félix. Fue una monja trinitaria, dramaturga y poeta española, hija del famoso Lope de Vega y de la actriz Micaela de Luján.

Marcela, -a quien Lope de Vega la llamaba en sus versos Camila Lucinda, Lucinda e incluso Luscinda– al igual que su hermano Lope Félix, fue cuidada por una criada llamada Catalina, hasta que falleció su madrastra Juana de Guardo, segunda esposa legal de Lope de Vega. Una vez fallecida ésta, Marcela, su hermano, y sus hermanastros, se mudaron con el escritor a su casa de Madrid. Allí vivió hasta el 2 de febrero de 1621 cuando, contando sólo con 16 años de edad, consigue ingresar en el convento de las Trinitarias Descalzas de Madrid, bajo el nombre de Sor Marcela de San Félix. Su vida religiosa fue muy activa y llegó a desempeñar casi todos los oficios del convento: fue tres veces Madre Superiora, fue maestra de novicias, provisora, refitolera (es decir, encargada del refectorio del convento) y también, gallinera.

Marcela mantuvo una muy buena relación con su padre, de quien imitaba sus costumbres literarias a la hora de componer poemas y comedias de temática religiosa  

(obras teatrales en las que ella misma actuaba). Legó a la posteridad cinco volúmenes de escritos y una autobiografía espiritual que fue -lamentablemente- quemada junto con cuatro de los volúmenes por consejo de su confesor personal. Lo que se ha conservado son dos seguidillas, veintidós romances, una décima, ocho loas, un villancico, una endecha, una lira y seis obras teatrales denominadas “Coloquios espirituales”. Su obra se destaca por una extraordinaria mordacidad satírica y un particular uso de la métrica y del lenguaje. De la labor de esta virtuosa toledana, merecen especial mención “Las virtudes”, “Muerte del apetito” o “La estimación de la religión” y también muchas de sus loas, varias de ellas dedicadas a la profesión de una compañera, así como también un breve festejo, pieza de carácter alegórico representada la noche de Reyes de 1653.

Marcela del Carpio entregó su espíritu en Madrid, un 9 de enero de 1687.